viernes, 23 de marzo de 2012

Inés de Suárez

Y al comienzo fue
Doña Inés de Suárez
Abnegada mujer guerrera
Celadora del sueño colonialista
Que al bruñir de las sombras
Emergió cual Negra Leyenda
Y teniendo por honor
Con su vida salvar la vida
De las huestes conquistadoras
Luciendo cota de hierro
Sin titubear ni un instante
Decapitó, entre otros, a Quilicanta.
Confinada por causa de sus afectos
La  intrépida Capitana
De la insidiosa moral colonialista
Cargó la cruz
Macizo legado infame
Perpetuado hasta nuestros días
Por  una vil raza de hombres castrados;
La fracción  más oscura de mi memoria.
¡Bendita seas, Inés,
Hermana Conquistadora
Por los siglos de los siglos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario